Cactus Pear
Tuna

Índices de madurez

Índices de madurez

Tamaño y llenado de la fruta, cambio de color externo de verde a amarillo o rojo, abscisión (caída) de las gloquidas (penachos de espinas pequeñas), firmeza de la fruta y aplanamiento de la cavidad floral.

Para asegurar un buen sabor, las tunas deben se deben cosechar cuando están completamente maduras.

Índices de calidad
  • Uniformidad e intensidad del color característico para cada cultivar (verde pálido, amarillo, anaranjado, rojo, o púrpura)
  • Tamaño de la fruta
  • Ausencia de defectos y pudriciones.
  • Hay diferencias significativas entre cultivares en solidos solubles totales (12-17%), acidez titulable (0.03-0.12%), pH (6.0-6.6), y contenido de ácido ascórbico (20-40 mg/100g peso fresco).
Temperatura óptima

Se recomienda almacenar la fruta a 6-8°C (43-46°F). El potencial de almacenamiento es de 2 a 5 semanas dependiendo del cultivar, estado de madurez y temporada (año) de coseha

Tasa de respiración

La tuna es un fruto no climatérico y con una baja tasa de respiración [15-20 mL CO2/kg·h a 0°C (68°F)].
Para calcular el calor producido, multiplique mL CO2/kg·h por 440 para obtener BTU/ton/día o por 122 para obtener kcal/ton métrica/día.

Respuestas al etileno

No existe información publicada. Debido a que la fruta se cosecha cuando está completamente madura, es probable que la exposición a etileno durante postcosecha no la afecte.

Humedad relativa óptima

90 a 95% HR. Embalaje utilizando bolsas plásticas perforadas reduce efectivamente la pérdida de agua bajo condiciones de baja humidad relativa.

Respuestas a la atmósfera controlada (AC)

La escasa investigación realizada (en Italia) señala que el almacenamiento de tuna a 5°C (41°C) en 2% O2 + 2-5% CO2, retrasa la maduración y aumenta la capacidad de almacenamiento (basada en calidad visual) a 4-8 semanas (comparado con 2-4 semanas en almacenamiento en aire).

Fisiopatías y daños físicos

Daño por frío. Este desórden es causado por la exposición de la fruta a temperaturas menores a 5°C (41°F) por unos pocos días, caracterizado tanto por la presencia de depresiones o picado (pitting) y manchas de color pardo en la superficie de la fruta, como por una mayor susceptibilidad a pudriciones. Acondicionamiento de la fruta a 38°C (101°F) por 24 horas reduce la incidencia y severidad de daño por frio, siempre que sea seguido por un manejo a temperaturas menores a 5°C (41°F).

Enfermedades

Daño físico a la piel y al extremo pedicelar de la fruta durante cosecha y manejo, y/o daño por frio predispone la tuna al ataque de una serie de patógenos causante de pudriciones, incluyendo Penicillium spp., Alternaria spp., y Dothiorella ribis. Prácticas realizadas previo a almacenamiento como el curado [1-2 días a 20°C (68°F)] para favorecer el cierre de heridas, y/o sumergir la fruta en agua a 55°C (129°F) por 5 minutos pueden reducir la incidencia y severidad de pudriciones durante almacenameinto.